11 de febrero: Día de las mujeres y las niñas en las ciencias

Vie, 24/02/2017 - 11:49 -- admin

El 11 de febrero se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Es un día conmemorativo señalado por la ONU para promover una mayor presencia de las mujeres en el ámbito científico en todo el mundo.

Las mujeres son solo el 28% de las personas que se dedican a la investigación. Además, aunque poco a poco acceden más mujeres, se topan con el “techo de cristal”: trabajan como investigadoras pero no acceden a los puestos de dirección. Esto es discriminatorio para las mujeres, pero además, el mundo se está perdiendo el talento de las mujeres para la investigación.

En España, solo un 25% del alumnado en carreras técnicas son mujeres. Aunque no es cierto que los chicos tengan más capacidad para las carreras científicas, sí es una realidad que ellos eligen ciencias, matemáticas e ingenierías, y ellas humanidades y lengua.

Esto se explica por diversas razones, pero sobre todo por los estereotipos que empujan a chicos y a chicas a hacer elecciones diferentes. El entorno, la familia y la falta de referentes expulsan a las chicas de las carreras científicas y tecnológicas y las empujan a elegir ocupaciones relacionadas con el rol tradicional de género femenino: magisterio, enfermería, ciencias sociales, etc.

  • En los libros de texto aparecen figuras masculinas, con lo que no hay muchos referentes femeninos, aunque las mujeres han hecho grandes aportaciones a las ciencias.
  • Entre el profesorado de educación secundaria también hay segregación: ellas enseñan lengua y humanidades; ellos matemáticas y ciencias, con lo que las chicas carecen de referentes cercanos.
  • A las niñas desde pequeñas se las potencia para que mejoren en el lenguaje; a los niños para los números y el pensamiento lógico.
  • Los premios y reconocimientos ignoran a las mujeres: desde su nacimiento en 1901, los Premios Nobel han reconocido la labor de 833 hombres y 49 mujeres. En la pasada edición ninguna mujer fue galardonada.
  • Las chicas con altas competencias en ciencias eligen carreras universitarias del campo de la salud, relacionadas con el rol tradicional de cuidadoras.