Clara Campoamor

Clara Campoamor
Resolved lo que queráis, pero afrontando la responsabilidad de dar entrada a esa mitad de género humano en política
Año nacimiento: 
1888
Año fallecimiento: 
1972
Lugar nacimiento: 
Madrid
Lugar fallecimiento: 
Lausana, Suiza

 

Una de las principales impulsoras del sufragio femenino en Epaña, logrado en 1931 y ejercido por primera vez por las mujeres en las elecciones de 1933.

Clara Campoamor comienza a trabajar tras morir su padre, debiendo abandonar sus estudios muy joven. Pese a esta circunstancia, retomó sus estudios en cuanto tuvo oportunidad, logrando hitos que no había alcanzado antes ninguna mujer de su tiempo.

En 1923 participa en un ciclo sobre feminismo organizado por la Juventud Universitaria Femenina, donde propugna la igualdad de las mujeres, comenzando a desarrollar su ideario.

Hasta 1924, fecha en que se licencia en la Facultad de Derecho y se convierte en una de las pocas abogadas españolas de la época, se desempeña en todo tipo de empleos, y a la vez comienza a interesarse por la política, impartiendo conferencias y publicando artículos. En 1925 pasa a ser la segunda mujer en incorporarse al Colegio de Abogados de Madrid, un mes después que Victoria Kent.

Fue la primera mujer en intervenir ante el Tribunal Supremo y desarrollar trabajos de jurisprudencia sobre cuestiones relativas a los derechos de la situación jurídica de las mujeres en España.

En 1928 crea la Federación Internacional de Mujeres de Carreras Jurídicas, que todavía existe con sede en París. En 1930 promueve la fundación de la la Liga Femenina Española por la Paz.

Durante la II República fue diputada por la circunscripción de la ciudad de Madrid, tras ser elegida por el Partido Radical en las elecciones de 1931 (entonces las mujeres podían ser elegidas, pero no ser electoras).

En 1931 fue la única mujer que formó parte del equipo que elaboró el proyecto de la Constitución de la nueva República, integrado por 21 diputados. Logró incluir la no discriminación por razón de sexo, la igualdad jurídica de los hijos e hijas habidos dentro y fuera del matrimonio, el divorcio, y el sufragio universal, denominado “voto femenino”. Esto último tuvo que debatirse en las Cortes de España, siendo aprobado el 1 de octubre de 1931 con 161 votos a favor y 121 en contra.

Durante toda su vida defendió la igualdad de derechos de las mujeres y la libertad política. Tras estallar la Guerra Civil española se exilia en París, Buenos Aires y finalmente en Lausana.

Palabras clave: