Fidela Campiña Ontiveros

Fidela Campiña
Año nacimiento: 
1894
Año fallecimiento: 
1983
Lugar nacimiento: 
Tíjola (Almería)
Lugar fallecimiento: 
Buenos Aires

 

Soprano española de renombre internacional, una de las voces más destacadas del siglo XX.

Fidela Campiña nace en Tíjola un 28 de enero de 1894. En su partida de nacimiento reza el nombre de Fidela, Ana y Josefa Campiña Ontiveros. Sus padres eran naturales de Lúcar. Antonio Campiña Caparrós era empleado del Ayuntamiento de Tíjola, desempeñando la función de recaudador de impuestos.

Dice Francisco Hernández Girbal, en su artículo aparecido en la Revista Ritmo, que a los 6 años comenzó los estudios de solfeo y piano en el conservatorio de Madrid con el profesor José Tragó, y los de canto con el prestigioso maestro Tabuyo , obteniendo en 1913 el Diploma de Honor.

Hizo su presentación en el Teatro Real de Madrid como Margarita en la ópera de Arrigo Boito: Mefistófeles. Tan grande fue su éxito, que cantó a continuación la Elsa de Lohengrín.

A partir de entonces viajó por las principales ciudades del arte. En Europa: Madrid, Barcelona, Roma, París, Londres, Montecarlo, Holanda y Milán. En América cantó en los siguientes países: Paraguay, Uruguay, Bolivia, Brasil, Argentina, Estados Unidos, Méjico y Cuba.

El Correo Musical Argentino de Buenos Aires, en diciembre de 1982, publicaba: «sus grabaciones operísticas comprenden sólo seis caras de disco registradas acústicamente para el sello Columbia a comienzos de la década del veinte. Ellos son: L ́altra notte infondo all ́mare, Ritorna vincitor, Cieli azzurri, Vissi d ́arte, Suicidio y D ́amor sull ́alli rose».

Fue dirigida por: Vigna, De Sabata, Jonel Perlea, Serafin, Votto, Walter ... etc. Cantó todo lo de Wagner, Verdi, Puccini, Giordano, Strauss y Mascagni... etc.

Y lo hizo junto a: Tito Ruffo, Ricardo Stracciari, Parmiggiani, Boris Christoff, Guichandut, Giuseppe Anselmi, Miguel Fleta, Cecilia Gagliardi, Toti Dal Monte, Nazareno de Angelis ... etc.

Tal era su temperamento, que recibió el apodo de «la leonesa», según cita el Correo Musical Argentino.

En Nueva York, y ante 100.000 espectadores, cantó Cavalleria en el recinto de la Exposición Mundial del año 1940. En la Escala de Milán cantó Tristán e Isolda, bajo la dirección del Maestro Sabata y después Nerone, que dirigió Pietro Mascagni (1934). Su última actuación fue en Trieste y lo hizo con la ópera: El Ocaso de los Dioses (1948).

Lo cantó todo: Mefistófeles, Aida, La Africana, Salomé, Tristán e Isolda, Sigfrido, Sansón y Dalila Turandot, Il Re de Lahore, La fanciulla de west, Nabuco, Caballería Rusticana, La Gioconda, Norma, La Dolores, La Llama, Lohengrin, La Boheme, El Holandés Errante, Tannhauser, El ocaso de los dioses, La walkiria, El Trovador, La Morisca, Los Hugonotes, Otelo, Tosca, Carmen, Las Golondrinas, Nerone, Maruxa, Mendi Mendiyan, etc.

Sigue diciendo Hernández Girbal que: «Tenía cuatro ases que guardaba para las grandes ocasiones: voz amplia, dicción impecable, temperamento arrebatador y talento interpretativo».

Pocas pudieron comparársele. La gran extensión de su voz y la perfección de su escuela de canto le permitieron desde los primeros años de su carrera interpretar, con asombrosa brillantez, partes de soprano lírico-dramática. Volviendo a su voz, quiero dejar constancia de que en cierta ocasión estuvo en Tíjola, en pleno apogeo de su carrera artística, y cuentan que después de visitar la ermita de la Patrona cantó en la puerta de la misma y tal era su voz que se oía en el Muro, es decir, en el otro extremo del pueblo.

Se retiró a la edad de 54 años y falleció en Buenos Aires un 28 de diciembre de 1983, recibiendo sepultura en el cementerio de La Chacarita.

Funte: Junta de Andalucía.

 

Palabras clave: